Buscar

diario de un jeiter

Yermo

Todavía faltan tres semanas para que sea diciembre y yo ya estoy cansado. El sexenio no ha comenzado y pareciera que llevamos años en esto; el nuevo gobierno aún no toma posesión, pero desde julio, el mismo domingo poco después... Seguir leyendo →

Anuncios

Un lindo gatito

Hace tres semanas, apenas cinco meses después de que muriera mi gata, llegó a tocar a mi puerta una amiga de quien ya he hablado en este espacio, aunque su identidad he mantenido en el anonimato. Eran las 10 de... Seguir leyendo →

Vinculante

Desde hace unas semanas me ronda la idea de cerrar este espacio, dejar de escribir el Diario de un jeiter y clausurar este blog. Después de parir 176 textos durante más de tres años me he cansado. Despliego el tiempo... Seguir leyendo →

El sitio del que escapan

El fin de semana una caravana migrante tocó la puerta de este país y como era de esperarse empezó un circo político bastante deplorable, empezando por una barricada de policías antimotines —porque, claro, sabían que venían y lo único que pudieron preparar fue... Seguir leyendo →

Efe

Era otoño. Recuerdo que el frío empezaba a calar, pero no tanto. Yo no llevaba bufanda ni guantes y en el andén del metro el abrigo, incluso, parecía un exceso, pero en la calle el viento gélido de la primera... Seguir leyendo →

Primero dispara

Desde hace ya algunos años existe la falsa creencia de que la opinión de cualquier persona, sobre cualquier tema era valiosa. Pero hay pocas cosas tan alejadas de la realidad. Es cierto, cualquiera puede formarse una opinión sobre cualquier tema,... Seguir leyendo →

Jirones

Antes que nada, debería decir que la palabra jirón, me gusta. Me parece onomatopéyica, como si esa jota simulara la rasgadura, o incluso, junto con la i, simulara el jirón suelto, trémulo e inestable, como una bandera ociosa, sin sentido... Seguir leyendo →

Una caja

Hoy se cumplen cuatro meses de que murió mi gata luego de que pasamos más de quince años juntos. A pesar de prever el deceso, de que se trataba de una mascota, de que no sufrió, a pesar de racionalizarlo,... Seguir leyendo →

¿Cuántos somos?

Yo hablo solo. Hablo mucho, todo el tiempo, en voz baja, en voz alta, nunca en silencio. Me hago bromas, me cuento chistes, me imito, me grito, me platico, me increpo, me regaño, me advierto, me recuerdo tareas o pendientes,... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑