Buscar

diario de un jeiter

Glitch

Siempre me ha gustado la idea de que en la vida, como en el mundo digital, haya pequeñas fallas técnicas —que me perdonen los puristas pero la palabra inglesa glitch me parece perfecta en su definición como en su sonido,... Seguir leyendo →

Anuncios

Sevilla

La primera vez que estuve en Sevilla fue en el verano de 1998. Caminé a las orillas del Guadalquivir, entré a la Confitería La Campana antes de recorrer la calle de Sierpes entera, fui a la Maestranza, visité el Alcázar,... Seguir leyendo →

Oposición

Mi mayor molestia hoy en la mañana que desperté fue un dolor de espalda que me está matando desde el sábado; al mismo tiempo, me empezó a zumbar ese malestar inherente a los lunes. El malestar luego creció porque no... Seguir leyendo →

¿Cuántos más?

Mi recuerdo más antiguo de un Mundial es la final del Argentina 78, pero apenas tenía siete años y ni siquiera logro tener una imagen del partido. Sólo sé que era una comida familiar y yo escuchaba el partido a... Seguir leyendo →

Mundo al revés

Seamos honestos: el mundo está al revés desde hace mucho tiempo y no hay nadie que pueda cambiarlo de un día para otro —incluso yo no veo la manera de enderezar el barco ni en seis años—. El ejemplo perfecto... Seguir leyendo →

Un día que no es hoy

Un día que no es hoy vi escrita la frase un día que no es hoy y pensé que ningún día era hoy, salvo uno, que sería efímero. Parece una obviedad, pero a pesar de ello —o exactamente por eso—... Seguir leyendo →

La trinchera es una trampa

Cuando era niño me gustaba pensar que al meterme a la cama estaba entrando en una trinchera y mientras la guerra ocurría afuera de ese recoveco, yo estaba completamente a salvo. Imaginaba obuses, el estallido de granadas y muertos cayendo... Seguir leyendo →

Un gato, todos los gatos

Lo que más me gusta de los gatos es su impostura. De día, frente al mundo, son altivos, elegantes, soberbios; pero escondidos en la somnolencia de la noche pierden la careta y se acurrucan, despanzurrados, con las pupilas dilatadas como... Seguir leyendo →

La utopía de la isla desierta

La idea de vivir en una isla desierta siempre me ha parecido atractiva por la posibilidad de no tener que convivir con nadie. Muchas veces fantaseé con ello cuando, en un juego de esos para perder el tiempo o para... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑