Buscar

diario de un jeiter

Autor

Rafa Carballo

Anacoreta permisivo, burgués disidente, dipsómano moderado, ateo esperanzado, poeta afásico e impostor el resto del tiempo.

Siempre hay abejas en tu pelo

La noche del 15 de agosto de 1996 dormí poco. Estuve hasta muy tarde sentado en el comedor de casa de mis abuelos, donde vivía, revisando una y otra vez mi tesis de licenciatura, varios libros de ensayos de Octavio... Seguir leyendo →

Anuncios

Cómo escribir este blog

Encontrar algo de qué escribir en este blog luego de casi cuatro años años, luego de ciento ochenta y nueve publicaciones, se está convirtiendo en una misión bastante compleja cada semana. Porque nunca se trata solo del tema; podría, fácilmente,... Seguir leyendo →

Plana

En una metáfora efectista y efectiva, mi gata decidió tirar al mundo de su pedestal; es decir, tiró al suelo un globo terráqueo que tengo y rompió la base. El globo giró unos centímetros hasta que se atrancó mientras la... Seguir leyendo →

Retórica de las dos sopas

La miseria podría ejemplificarse con el debate que nos consume desde hace meses, básicamente por que es un debate que sólo ofrece dos posibilidades. El nombre del juego es el antiquísimo "si no estás conmigo, estás en mi contra" y... Seguir leyendo →

Tres pistas

Llevo varias semanas haciendo malabares, guardando el equilibrio sobre una cuerda floja al tiempo que juego con tres antorchas que me voy pasando de mano a mano con sendas piruetas por el aire. Como un profesional; como si fuera yo... Seguir leyendo →

El mal del puerco

Llevamos mucho tiempo peleando en torno a las bondades o malas fortunas que nos traerá el presidente de la República. Han pasado poco más de cien días desde que asumió el poder y más de seis meses desde que ganó... Seguir leyendo →

Satélite

Mi adolescencia la transité en los años ochenta, viviendo en Ciudad Satélite, esa suerte de gueto disfrazado de suburbio gringo, jugando en los parques escondidos y caminando por los callejones que comunicaban secretamente sus circuitos. Esos años se sienten como... Seguir leyendo →

María

En casa de mi abuela había un tarro que siempre estaba lleno de galletas Marías. En cualquier momento, podíamos pasar por ahí, coger una, dos o veinte galletas y seguir con lo que estuviéramos haciendo mientras nos las comíamos. La... Seguir leyendo →

Nuclear

La primera vez, propiamente, en que la humanidad pudo ver la guerra en tiempo real estando en cualquier parte del mundo —y no en medio del campo de batalla— fue en mil novecientos noventa y uno, con la conocida como... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑