Buscar

diario de un jeiter

Categoría

Música

Tres pistas

Llevo varias semanas haciendo malabares, guardando el equilibrio sobre una cuerda floja al tiempo que juego con tres antorchas que me voy pasando de mano a mano con sendas piruetas por el aire. Como un profesional; como si fuera yo... Seguir leyendo →

Satélite

Mi adolescencia la transité en los años ochenta, viviendo en Ciudad Satélite, esa suerte de gueto disfrazado de suburbio gringo, jugando en los parques escondidos y caminando por los callejones que comunicaban secretamente sus circuitos. Esos años se sienten como... Seguir leyendo →

Acento

Hace unos días me vi atrapado en una cola del súper que quedó paralizada por quién sabe qué inconveniente. Tengo un don inexplicable para escoger las peores filas, como ya había apuntado en este texto, por lo que me lo... Seguir leyendo →

Una mañana

Cuando nací vivíamos —mis padres y yo— en la colonia Narvarte; sin embargo, mi recuerdo más antiguo no es de esa casa, sino de la siguiente, un departamento en un edificio de la calle Plutarco Elías Calles. El inmueble aún... Seguir leyendo →

La utopía de la isla desierta

La idea de vivir en una isla desierta siempre me ha parecido atractiva por la posibilidad de no tener que convivir con nadie. Muchas veces fantaseé con ello cuando, en un juego de esos para perder el tiempo o para... Seguir leyendo →

Purple rain

La primera vez que escuché a Prince —es decir, el artista que en ese momento se conocía como Prince— habré tenido quizá 12 años. No, no recuerdo el momento exacto, pero la canción 1999 había inundado al mundo y fue la primera... Seguir leyendo →

Pájaro madrugador

Viendo hoy el mundo, más que nunca antes, me parece que la humanidad ha equivocado el camino. Aunque no puedo distinguir el momento en que ocurrió, muy seguramente la dirección general era un yerro ya desde hace muchos años —antes... Seguir leyendo →

¿Cómo llegué aquí?

El sábado iba subiendo por Fuentes de Satélite en el coche, con prisa, rebasando camionetas, y tuve una regresión en el tiempo. Cuando pasé por el túnel debajo de Periférico, fue como si hubiera entrado en el Túnel del Tiempo... Seguir leyendo →

El arte de la fuga

Hace veinticinco años me obsesioné con el piano que había en casa de mi abuela, donde vivía. Durante unos tres o cuatro meses, cada tarde, religiosamente, me sentaba en un banquito, destapaba el piano y dejaba que mis dedos acariciaran el... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑